Cultura y medios

Libre acceso a la cultura en Internet

copyleft

El diputado nacional Julio Raffo presentó un proyecto para garantizar el libre acceso a la cultura en Internet.

El proyecto se enmarca en la necesidad de garantizar un derecho de relevancia como lo es el del libre acceso a la cultura. Es una materia esencial para el desarrollo humano, y es difícil marcarle límites. Por tanto, resulta necesario que la institucionalidad y la legalidad comprendan que es artificial imponerle obstáculos basados en conceptos de derechos de autor. Así lo establece el art. 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el cual es citado en los fundamentos del proyecto: "1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten."

El derecho al acceso a la cultura en Internet que este proyecto pretende garantizar, no colisiona ni amenaza la actividad comercial de la industria cultural. Se trata de campos diferentes, y así se aclara en el texto del proyecto: “Frente a la irrupción de los derechos de acceso a la cultura, evidenciados por la proliferación de normas que lo consagran, cabe señalar que este derecho no debe ser confundido con el derecho de participar del mercado, comprando libros, discos o películas, fabricándolos o exportándolos. Estos derechos están protegidos desde mucho tiempo antes y amparados por las garantías que protegen al comercio y la industria. El acceso a la cultura es un nuevo derecho que viene a establecer algo diferente a lo que regía con anterioridad en virtud de la regulación y protección de la actividad comercial.”

La mención al territorio de Internet es pertinente por cuanto, según Julio Raffo, “debemos aceptar que el desarrollo y uso del ciberespacio ha generado una nueva situación social y comunicacional que también implica una nueva restricción al alcance del derecho de propiedad (en este caso ‘intelectual’) vigente antes de su irrupción.”

Cuando la copia o reproducción de una obra no se hace para sacarle rédito económico, no debería ser considerado un delito. Y es así como funciona la reproducción de la cultura en Internet. Esto, sumado a que el acceso a la cultura se constituye en un derecho, hace necesario que se garantice sin restricciones que hacen referencia a un ámbito ajeno como es el mercado.

Este tema constituye una vieja preocupación del diputado Raffo. El actual proyecto es una nueva versión del presentado bajo el registro 2995-d-2012 a nombre del diputado Fernando Solanas, a quien por ese entonces Raffo asesoraba.

 

JoomShaper